lunes, 20 de junio de 2016

DOS RUTAS DOS

El próximo fin de semana, coincidiendo con la jornada de reflexión y el día de las elecciones, están programadas dos interesantes rutas por dos de los lugares más significativos de Madrid durante el periodo de la Guerra Civil, como fueron la Ciudad Universitaria y la Gran Vía. Con estas dos rutas Madrid en Guerra despide la temporada hasta el próximo otoño.
DOS RUTAS DOS
UNIVERSITARIA-GRAN VÍA

Para cerrar la temporada Madrid en Guerra, las rutas de Gefrema, ha programado dos sensacionales recorridos por dos de los lugares más emblemáticos de Madrid, como son la Ciudad Universitaria y la Gran Vía. Lugares que por diferentes motivos tendrían un importante protagonismo durante el periodo de la Guerra Civil.

EL FRENTE DE LA
CIUDAD UNIVERSITARIA

En 1934 se inauguraba la Facultad de Filosofía, el primer edificio de la Ciudad Universitaria, un grandioso proyecto iniciado por la monarquía De Alfonso XIII que heredaría la II República, volcándose con idéntico interés en el desarrollo y finalización del mismo. En el verano de 1936, gran parte de los edificios proyectados estaban terminados, preparados para recibir a los nuevos alumnos que habrían de llegar en septiembre. Pero el golpe militar que desencadenaría la Guerra Civil, daría al traste con estos planes.

En noviembre de 1936 las fuerzas del Ejército Africano del general Franco llegaban a Madrid. Tras ocupar parte de la Casa de Campo, conseguirían vadear el río y proseguir su avance ocupando diversos edificios de la flamante Ciudad Universitaria y otros preexistentes, hasta llegar al también recién construido Hospital Clínico, donde quedarían detenidos. Este avance se conseguiría tras durísimos y encarnizados enfrentamientos, que causarían centenares de bajas en las filas de ambos contendientes.

Milicianos republicanos en las trincheras de la Ciudad Universitaria, al fondo la Facultad de Medicina.

Tras el fracaso del intento de asalto frontal a Madrid, la Ciudad Universitaria quedaría repartida entre los dos ejércitos, estando en ocasiones separados escasamente por unos pocos metros. Pese a la difícil situación en que se encontraban las tropas asaltantes, prácticamente rodeadas por las fuerzas leales y conectados solamente por una frágil pasarela en el río con su retaguardia, el hecho de estar en Madrid constituía una baza psicológica a la que no estaban dispuestos a renunciar a pesar de su frágil posición. Esta situación se mantendría hasta el final de la contienda en marzo de 1939, continuando durante todo este periodo los combates con mayor o menor intensidad. De todo ello todavía se conservan numerosos vestigios por gran parte del campus.

La ruta estará guiada por Antonio Morcillo, Presidente de Gefrema, que es a la vez uno de los mayores expertos en la historia de la Batalla de Madrid, a la que ha dedicado mucho tiempo de estudio e investigación, como queda reflejado en los numerosos artículos y monografías que ha publicado sobre este tema, así como en las diversas conferencias que ha impartido sobre esta interesante temática a lo largo de los últimos años.

La Facultad de Filosofía y Letras, la primera que entraría en funcionamiento en el nuevo y flamante campus, resultaría seriamente dañada durante la contienda.

En esta ruta se repasará la historia y génesis de la Ciudad Universitaria, así como el desarrollo y vicisitudes de los más importantes episodios bélicos de la Batalla de Madrid, sin olvidar diferentes curiosidades y anécdotas, visitando los principales escenarios de aquellos episodios así como los interesantes vestigios que todavía se conservan.


Un vídeo con imágenes de la Ciudad Universitaria durante la guerra. Recomendamos visualizarlo a pantalla completa.

La ruta se iniciaría el sábado 25 de junio a las 10:00 horas en el Intercambiador de Moncloa (esquina de Princesa con el Paseo Moret). La duración aproximada de la misma es de unas tres horas y media, finalizando en el mismo punto de partida. Todo el recorrido se realizará terreno prácticamente llano sin ninguna dificultad. Se recomienda ropa acorde con la climatología y el uso de calzado cómodo, así como llevar algo de agua u otra bebida para el camino, o algo de comida quien lo considere necesario. Para participar en esta ruta es necesario inscribirse previamente.

El precio de la ruta es de 10 euros (5 euros para los socios de Gefrema) que se abonarán al inicio de la misma.

PARA RESERVAR RUTA HAGA CLIC AQUÍ
O
VISITE LA PÁGINA DE MADRID EN GUERRA HACIENDO CLIC AQUÍ

COMO LLEGAR:

Líneas 3 y 6 de Metro de Madrid, estación Moncloa. Numerosos autobuses urbanos e interurbanos que tienen parada en el Intercambiador de Moncloa o en los alrededores.

MAPA DE SITUACIÓN:



GRAN VIA:
LA AVENIDA DEL QUINCE Y MEDIO

Pese a su relativa “juventud”, en 2010 se conmemoró su primer centenario, la Gran Vía es una de las calles más representativas, por no decir la que más, de Madrid, tanto para los propios madrileños, como para la gente de fuera. Nacida como respuesta a algunos de los problemas que el imparable crecimiento urbano de la ciudad planteaba, también se convirtió en la imagen de la modernidad del nuevo Madrid, una ciudad que se asomaba al Siglo XX y aspiraba a convertirse en una moderna metrópoli europea.

Durante la Guerra Civil la actividad continuaría pese a la gravedad del momento, partidos políticos, sindicatos, asociaciones y otras entidades se establecerían en los modernos y funcionales edificios, sus hoteles alojarían a los corresponsales extranjeros que enviaban sus crónicas a sus países desde la Telefónica. Por esta calle desfilarían las fuerzas que iban a defender Madrid aclamadas por los madrileños que les despedían camino del frente al grito de “no pasarán”. Pero también seguía siendo el centro de diversión y ocio de la ciudad, sus bares, locales de fiesta y sobre todo sus cines, permanecerían abiertos durante los combates, la Gran Vía continuaba siendo el centro de la vida de la ciudad, pero también de la muerte. Tras la llegada de las fuerzas franquistas a las inmediaciones de la ciudad, la Gran Vía se convertiría en el objetivo preferido de las piezas de artillería instaladas en la Casa de Campo, sufriendo bombardeos casi a diario, lo que provocó que la Gran Vía fuera conocida popularmente como la “Avenida del Quince y Medio”.

Efecto de los bombardeos de la artillería franquista sobre la Gran Vía Madrileña. La continuidad de los mismos haría que la calle fuera conocida como la “Avenida del Quince y Medio”.

La ruta es un recorrido fotográfico en la que a partir de una selección de fotografías de época se irán recorriendo los lugares más emblemáticos y de mayor importancia de esta emblemática calle durante la guerra, repasando su historia y los sucesos que allí acontecieron. La lista de edificios y establecimientos a visitar es muy amplia: Telefónica, Palacio de la Prensa, Capitol, Radio Madrid… hoteles como el mítico y ya desaparecido Florida, el Gran Vía…, lugares de ocio como el legendario Chicote, el café Molinero, el Nautic, Pidoux, Miami… Sin olvidar los numerosos cines que flanquean la calle, los más importantes lugares de ocio de los madrileños durante la guerra. Y también se hablará de alguno de los innumerables personajes que por allí pasaron, escritores y periodistas como Ernest Hemingway, John Dos Passos, Marta Gelhorn, Mijail Koltsov, Antoine de Saint-Exupery, André Malraux, Arturo Barea… solo son algunos ejemplos de todas las personas que dejaron constancia de su relación con esta avenida durante la guerra. Y por supuesto también se hablará de la guerra en sí, de los bombardeos, de las víctimas, de espías y quintacolumnistas, de las unidades que aquí establecieron sus puestos de mando, de los polvorines y observatorios, etc,etc.. Y de otros muchos aspectos y curiosidades que allí acaecieron.

Por la Gran Vía pasarían un gran número de personajes famosos, en especial periodistas y escritores, quienes se alojarían en lugares legendarios como el hotel Florida. En la imagen podemos ver a Langston Hughes, Mijail Koltsov, Ernest Hemingway y el cubano Nicolas Guillén.

La ruta estará guiada por José Antonio Zarza, que ha estado desde hace años investigando y documentando este periodo de la historia de esta singular calle. Fruto de este trabajo publicó un extenso artículo de título “Gran Vía: la avenida del Quince y Medio” publicado en el número 28 de la revista Frente de Madrid.

Vídeo en el que se mezclan imágenes históricas de la Gran Vía durante la Guerra Civil con alguna tomada en el mismo lugar en la actualidad. Recomendamos visualizar el vídeo a pantalla completa.

La ruta se iniciaría el domingo 26 de junio a las 10:00 horas en la puerta del Banco de España (esquina de Alcalá con el Paseo del Prado). La duración aproximada de la misma es de unas tres horas , finalizando en la Plaza de España. Todo el recorrido se realizará terreno urbano sin ninguna dificultad. Se recomienda ropa acorde con la climatología y el uso de calzado cómodo, así como llevar algo de agua u otra bebida para el camino, o algo de comida quien lo considere necesario. Para participar en esta ruta es necesario inscribirse previamente.

El precio de la ruta es de 10 euros (5 euros para los socios de Gefrema) que se abonarán al inicio de la misma.

PARA RESERVAR RUTA HAGA CLIC AQUÍ
O
VISITE LA PÁGINA DE MADRID EN GUERRA HACIENDO CLIC AQUÍ

COMO LLEGAR:

Líneas 2 de Metro de Madrid, estación Banco de España. Numerosos autobuses que tienen parada en la Plaza de la Cibeles en los alrededores.

MAPA DE SITUACIÓN:



viernes, 10 de junio de 2016

PAISAJES DE LA GUERRA

Cartel de la jornada monográfica sobre la Guerra Civil que se celebrará el próximo jueves 16 de Junio en Alcalá de Henares. Al final de esta crónica encontrarán el programa completo y los horarios de todas las ponencias. (Haga clic sobre esta imagen para verla ampliada).

PAISAJES DE LA GUERRA
Y LA POSTGUERRA

El próximo jueves 16 de junio se celebra el Alcalá de Henares una interesante y prometedora jornada de conferencias y debates sobre patrimonio y arqueología relacionado con la Guerra Civil y la Postguerra. Esta jornada ha sido organizada por AMTTA (Asociación Madrileña de Trabajadores y Trabajadoras en Arqueología), Madrid Ciudadanía y Patrimonio y AUDEMA, en colaboración con el Exmo. Ayuntamiento de Alcalá de Henares.

La jornada se dividirá en tres bloques diferenciados. Por la mañana las conferencias se centrarán en los “Frentes y Campos de Batalla”, donde se pretende dar una visión global y contextualizada del patrimonio arqueológico en su conjunto, una visión integral, es decir de lo que se podría denominar como “paisaje”, superando la tradicional visión que se orienta hacia el estudio de una sucesión mecánica de restos individualizados, que en la mayoría de las ocasiones no permite obtener una panorámica del conjunto en su totalidad.

En este primer bloque intervendrán diversas personas en representación de diversos proyectos y asociaciones, todos ellos con una amplia y contrastada trayectoria en el ámbito del estudio e investigación de la Guerra Civil en Madrid, como Fernando Calvo González-Regueral, quien lleva mucho tiempo trabajando sobre la Ciudad Universitaria, uno de los “paisajes de la Guerra” en Madrid por excelencia, o Antonio Morcillo, Presidente de Gefrema (Grupo de Estudios del Frente de Madrid) , una asociación que lleva cerca de quince años batallando por la conservar y dar a conocer estos espacios. Junto a ellos intervendrán también Luis Antonio Ruiz Casero, Jorge Morín de Pablos, Oscar Navajas Corras y José Latova, quien nos hablará de una impresionante colección fotográfica inédita, descubierta tras la compra de unos carretes en el Rastro madrileño (clic aquí para conocer más de estas singulares fotografías).

Una fotografía perteneciente a la colección Cronicas de Retaguardia. Un singular e inédito conjunto de fotografías rescatadas a partir de unos carretes comprados en el rastro. Durante todo el día se exhibirán en el mismo local donde se celebran las jornadas una selección de fotografías de esta colección. (FOTO ASF). (Haga clic sobre esta imagen para verla ampliada).

La jornada por la tarde se divide en dos bloques. En primer lugar uno dedicado a “Paisajes de lucha y represión. Guerrilla antifranquista, fosas, campos y cárceles”, donde se tratarán temas de gran importancia, como la guerrilla antifrasquista en Madrid, las fosas, el penal franquista de Bustarviejo o la demolida Cárcel de Carabanchel. Con cuatro ponencias que correrán a cargo de Benito Díaz Díaz, René Pacheco Vila, Álvaro Falquina y Jesús Rodríguez.

A día de hoy resulta sorprendente la polémica que desata todavía el tratamiento de ciertos temas en amplios sectores de la opinión pública española. En muchos países de Europa a los guerrilleros y miembros de la resistencia que lucharon contra el fascismo se les tiene en gran consideración, y regularmente se producen homenajes y conmemoraciones en recuerdo de estas personas, mientras que en España continúa siendo un tema tabú, y los que se deciden a investigar sobre el tema o a reivindicar la figura de estas personas, son etiquetados políticamente como extremistas por algunos sectores y personas.

Henry Rol-Tanguy fue un comunista francés que luchó en España encuadrado en las Brigadas Internacionales. Durante la ocupación nazi de Francia sería el responsable y organizador de la guerrilla en la zona de París, desarrollando una labor determinante en la liberación de su país, por lo que recibiría las mayores condecoraciones, entre ella la Gran Cruz de la Legión de Honor. Nunca renunciaría de sus ideas comunistas, y a su funeral en 2002, celebrado con honores de estado, asistiría el mismísimo Presidente de la República Francesa Jacques Chirac. Nada que ver con el reconocimiento que en España se ha prestado a los miembros del maquis. En la imagen el general de Gaulle impone la Cruz de la Liberación a Rol-Tanguy. (Haga clic sobre esta imagen para verla ampliada).

Algo similar ocurre con los campos de trabajo, en Europa los campos de trabajo y exterminio son lugares protegidos, casi santuarios en algunos casos, sin embargo en España es un tema sobre el que se prefiere pasar de puntillas. Y qué decir del incomprensible tratamiento que tras cuarenta años de democracia se le sigue dando en España al tema de las fosas, un contencioso que independientemente de orientaciones políticas tenía que estar ya resuelto desde hace muchos años, cuando los familiares estaban todavía vivos. Ningún partido se manifiesta en contra, entonces ¿por qué no se resuelve de una vez?. El tema de la permanencia de las fosas sería algo incomprensible en cualquier país de nuestro entorno con los que pretendemos equipararnos, un estado del Siglo XXI no se lo puede permitir.

Los campos de trabajo y exterminio nazi en Europa gozan de una especial protección, no solamente desde el punto de vista de la conservación, sino también de la divulgación y difusión de su significado. En España los campos de trabajo de la dictadura franquista permanecen olvidados y en la mayoría de los casos en un lamentable estado de conservación, como es el caso del de Bustarviejo. En la imagen la entrada al campo de Auschwitz, donde podemos leer “ARBEIT MATCH FREI”, “EL TRABAJO OS HARÁ LIBRES”. (Haga clic sobre esta imagen para verla ampliada).

Finalizan la jornada con el tercer bloque: “Conservación y protección”, donde se tratarán diversos aspectos desde el punto de vista político, de las fuentes documentales o de la legislación relativa a la protección de los “Paisajes de la Guerra”. Un interesante cierre a esta intensa jornada en la que se van a tratar un amplio abanico de temas de excepcional interés que permitirán a los asistentes trazar una panorámica global de conjunto de los principales ámbitos de actuación relacionados con la Guerra Civil.

Por la especial importancia de este evento agradeceríamos a todos nuestros lectores su difusión.

Florentino Areneros.


PROGRAMA


Mañana

10.00-10.30. Inauguración. Excmo. Sr. Javier Galán. Concejal de Patrimonio del Ayuntamiento de Alcalá de Henares
10.30-11.00. Paisajes de la Guerra y la Postguerra. Espacios amenazados. Alicia Torija (AMTTA, MCyP, Tufts University) y Jorge Morín (Audema)


Paisajes de la Guerra. Frentes y campos de batalla


11.00-11.30. Nuevas propuestas metodológicas para el estudio de los paisajes de la guerra. El FST y las aportaciones arqueológicas.
Luis Antonio Ruiz Casero (Proyecto. Paisajes Culturales de Toledo: Los Cigarrales. Real Fundación Toledo)
11.30-12.00. Catalogación y estudio de los frentes y batallas en la Comunidad de Madrid. Su visión desde el asociacionismo.
Antonio Morcillo López (Presidente de Gefrema)
12.00 - 12.30. Descanso
12.30-13.00. La Guerra Civil en la Ciudad Universitaria.
Fernando Calvo González-Regueral
13.00-13.20. La excavación de Casas de Murcia. Quince años después. ¿Por qué excavar?
Jorge Morín de Pablos (Audema)
13.20-13.45. La recuperación del patrimonio de la Guerra Civil en el municipio de Rivas Vaciamadrid. Presente y futuro.
Óscar Navajas Corral (Asociación Espacios para la Memoria)
13.45-14.15. Crónicas de la retaguardia. José Latova (ASF Imagen)
14.15. Debate

Tarde


Paisajes de lucha y represión. Guerrilla antifranquista, fosas, campos y cárceles

16.30-17.00. Escenarios de la guerrilla antifranquista en Madrid capital. El fin del ejército guerrillero centro. De la Posición España al Estadio Santiago Bernabéu. Benito Díaz Díaz (UNED)
17.00-17.30. La Arqueología al servicio de los Derechos Humanos. La exhumación de las Fosas. René Pacheco Vila (ARMH)
17.30-17.50. El penal franquista de Bustarviejo en perspectiva política. Álvaro Falquina (Grupo de Investigación del Destacamento Penal de Bustarviejo)
17.50-18.15. El caso de la cárcel de Carabanchel y su comparación con otros modelos out Madrid. Jesús Rodríguez (Salvemos Carabanchel)
18.15-18.30. Descanso

Conservación y protección


18.30-19.00. Los paisajes de la Guerra y la Postguerra. Su conservación desde el ámbito municipal. Adolfo Rodríguez Gil (Responsable de PH de Podemos Comunidad de Madrid)
19.00-19.30. Las fuentes documentales y la construcción de la Memoria democrática. Manuela Bergerot (La Comuna. Presxs del franquismo)
19.30-19.50. La protección de los Paisajes de la Guerra y la Postguerra en el escenario legal actual de la Comunidad de Madrid. Diana Díaz del Pozo (ANABAD)
19.50. Debate y mesa redonda moderada por:
Amalia Pérez-Juez (Boston University)


Tarjetón de las jornadas, a continuación pueden encontrar la transcripción del texto completo. (Haga clic sobre esta imagen para verla ampliada).

La jornada que se va a celebrar el próximo día 16 de junio en Alcalá de Henares nace como consecuencia de la preocupación por la destrucción de los Paisajes de la Guerra y la Postguerra en nuestra Comunidad. No hay duda, los espacios resultan amenazados porque son incómodos.

Se pretende llamar la atención sobre la necesidad de garantizar la conservación integral de los Paisajes, no de forma fragmentaria cosificando la arqueología -centrándose por ejemplo en las fortificaciones de hormigón más monumentales, sino en su integridad.

Esta visión no es novedosa, ya en 1986 Severiano Montero cuando se ocupó en su libro del Patrimonio de la Guerra Civil, lo llamó significativamente, “Paisajes de la Guerra”. En este sentido, el devenir de la Arqueología en nuestro país sigue la misma mecánica de estudio de los Paisajes Culturales y España ha suscrito diferentes acuerdos internacionales que le obligan a garantizar la conservación de estos espacios.

Por otro lado, es obvio, salvo para ciertos sectores, que el conflicto no fi naliza en 1939, sino que este se prolonga en la lucha de la guerrilla antifranquista que se desarrolla en diversos escenarios; el de la represión, con los campos y las fosas -la Comunidad de Madrid tiene la mayor fosa de España, el “Valle de los Caídos”- o las cárceles, ya estén sin inventariar o hayan desaparecido físicamente como Carabanchel.

Finalmente, las Jornadas buscan la protección de los Paisajes (naturales o monumentales), desde un punto de vista patrimonial y arqueológico, analizando las huellas que la guerra y el conflicto han dejado, pero también de la Memoria, como lugar que habitamos con la imagen y la palabra y que resulta aún más frágil.

Habrá que pasar página (o no), pero en cualquier caso antes hay que leerla.

MAPA DE SITUACIÓN



martes, 24 de mayo de 2016

PARQUE DEL OESTE

Un Panzer I alemán, también conocido como “Negrillo”, ha quedado bloqueado tras las líneas republicanas en el Parque del Oeste. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

PARQUE DEL OESTE
UN RECORRIDO FOTOGRAFICO

El pasado sábado comenzó su andadura “Madrid en Guerra, las rutas de Gefrema” con un recorrido por la Casa de Campo en el que se conoció la historia de este singular parque durante la Guerra Civil y se visitaron algunos de los lugares de gran importancia y transcendencia durante la Batalla de Madrid, así como algunos de los más importantes vestigios arqueológicos que se conservan, entre ellos la Pista del Generalísimo con sus inscripciones o los sistemas defensivos de los cerros de Garabitas o Canteras, recorriendo sus trincheras y visitando los bunkers que todavía se conservan.

El monumento al Doctor Federico Rubio del Parque del Oeste fotografiado tras la guerra y en la actualidad. . (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

Este sábado 28 se realizará otra ruta guiada, en esta ocasión por el Parque del Oeste, uno de los más bellos y singulares de todos los de Madrid, un apacible y tranquilo lugar en la actualidad, pero que durante la Guerra Civil se convertiría en uno de los puntos más disputados en donde tendrían lugar violentos combates, de los que todavía, pese al tiempo pasado y a la profunda transformación que ha experimentado el parque, se conservan restos que se podrán contemplar durante la ruta.

El imponente “Monumento a los Mártires de las guerra coloniales” erigido en el Parque del Oeste, quedaría tan dañado tras la guerra que habría que demolerlo completamente . (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).
Fotograma de la película “Spanish Earth” de Joris Ivens con guión de Ernest Hemingway y John Dos Passos. Algunas de las escenas de este mítico film fueron rodadas en el Parque del Oeste. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

En noviembre de 1936 el Parque del Oeste, que apenas contaba con treinta años desde su inauguración, se convertiría en uno de los puntos elegidos por las fuerzas franquistas para realizar su asalto a la capital. El plan consistiría en cruzar el río por el Puente Nuevo, junto al Puente de los Franceses, y vadear así mismo el río aguas arriba de este punto, para posteriormente avanzar por el parque y la Ciudad Universitaria, hacia el barrio de Argüelles y otros puntos cercanos y desde allí ir avanzando hacia el centro de la ciudad. En la Orden de Operaciones Nº15 del general Varela, que sería encontrada por soldados republicanos entre la documentación que portaba el conductor de un tanque capturado, se recogía (entre otras instrucciones) lo siguiente:

«B) Columna Nº 1 (TCol. Carlos Asensio Cabanillas) a) Misión: Ocupar la base de partida para el ataque a Madrid definida por el conjunto de edificios comprendidos por el Paseo de Moret, Paseo de Rosales, Calle del Marqués de Urquijo y Calle de la Princesa. b) Eje de marcha: Camino del Sotillo, Casa de Covatillas, Puente al sur del ferrocarril, linde Noroeste del Parque del Oeste, calle de Martín de los Heros. c) Hora de emprender el avance: Las 7´00 horas. d) Ejecución del movimiento: Entrará en la Casa de Campo por las brechas abiertas. Avanzará protegido su flanco izquierdo por la Columna Nº 4 y cuando ésta haya asegurado el paso del río, lo flanquerá utilizando el Puente Nuevo y vadeándolo también al Norte del Puente situado al Sur del ferrocarril continuando el avance por el Parque del Oeste, para ocupar en primer término, la Cárcel Modelo y el Cuartel del Infante Don Jaime. Proseguirá luego su avance hasta llegar a la calle del Marqués de Urquijo, asegurando desde la Cárcel Modelo el enlace por el fuego con las fuerzas de la 4ª Columna situadas en el Hospital Clínico. Cubrirá su flanco izquierdo en la calle de la Princesa, situando ametralladoras que batan con sus fuegos todas las calles que desde el este desembocan en ella.

Uno de los fortines que podemos encontrar en el Parque del Oeste en un excelente estado de conservación y que se visitaran durante esta ruta. . (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

Columna Nº 3 (TCol. Francisco Delgado Serrano) a) Misión: Ocupar la base de partida para el ataque a Madrid limitada por las calles del Marqués de Urquijo, Paseo de Rosales, calle de Ferraz (incluido el Cuartel de la Montaña), Plaza de España, calle de la Princesa. b) Eje de marcha: Carretera a Madrid Puerta de Batán, Fuente del Príncipe, Iglesia, linde Oeste del Estanque, Puente sobre el Manzanares al Sur del ferrocarril, Avenida que conduce al Monumento a los muertos en las Guerras Coloniales, siguiendo por el Paseo Bajo de Rosales a desembocar al quiosco de la música, Paseo Alto de Rosales y calle de Ferraz. c) Hora de emprender el avance: Las 6´30 horas. d) Ejecución del movimiento: En la noche de hoy, la Columna se trasladará con todos sus elementos al Aeródromo de Cuatro Vientos. Entrará en la casa de Campo por la Puerta del Batán, protegiendo el desfile de las fuerzas con un Destacamento que fije el frente enemigo, cuyo Destacamento se unirá a la Columna, relevándose por elementos de las Unidades afectas a las Columnas. Seguirá con el grueso el eje de marcha señalado y destacará una Compañía con una Sección de Ametralladoras, la que en unión de fuerzas Auxiliares reconocerá la zona comprendida entre el eje de marcha y las tapias al Sur, asegurando la posesión de las Puertas del Ángel y la del Puente del Rey. Pasará el río Manzanares, utilizando el puente inmediato y al Sur del ferrocarril y los que tienda Ingenieros. Alcanzado el Paseo Alto de Rosales, montará el ataque al Cuartel de la Montaña, ocupando éste y la zona que se le asigna. Se instalará sólidamente en la Iglesia de las carmelitas de la Plaza de España y casas de la acera Nordeste de la misma, a fin de dominar con fuegos de ametralladoras y cañón el Palacio Real y la explanada de las antiguas Caballerizas y Gran Vía.»

Vista aérea tomada una vez finalizada la guerra donde podemos apreciar la Plaza de la Moncloa, la Cárcel Modelo y el Parque del Oeste, entre otros lugares de interés. Durante la ruta se hablará del importante protagonismo de algunos de estos lugares durante la Batalla de Madrid y el transcurso de la guerra. . (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

Como podemos comprobar el parque y sus inmediaciones se convertirían en protagonistas de un ataque que sería posteriormente frustrado por los defensores de la ciudad. Tras tres semanas de lucha los asaltantes no conseguirían su objetivo, pero si conseguirían ocupar parte de la Ciudad Universitaria, así como del Parque del Oeste. Tras el intento fallido de asalto de noviembre del 36 el parque quedaría repartido entre ambos contendientes, continuando los combates y escaramuzas, con mayor o menor intensidad, durante prácticamente todo el transcurso de la guerra, lo que acabaría convirtiendo este apacible lugar en un auténtico campo lunar como atestiguan las imágenes tomadas tras la contienda. La gran mayoría de monumentos y otras construcciones, salvo puntuales excepciones, quedarían destruidos durante la guerra, y sus ruinas serían demolidas tras la contienda. Curiosamente algún monumento sobreviviría a la guerra, pero no así al nuevo régimen que ordenaría destruirlo. El parque sería nuevamente replantado, y nuevos monumentos ocuparían el lugar de los desaparecidos.

Paisajes idílicos en la actualidad, como la ría artificial del antiguo arroyo de San Bernardino, fueron en su momento primerísima línea de frente, donde ambos contendientes estaban separados por escasos metros. . (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

En esta ruta se entregará a los asistentes un cuadernillo con una cuidada selección fotográfica donde podrán ver y hacerse una idea clara de como era el parque antes de la contienda, durante la misma y a la finalización de esta, visitando los lugares donde estas fotografías fueron tomadas pudiendo comparar las mismas con el estado que presenta el Parque en la actualidad. Todo ello acompañado de las explicaciones del guía, por medio de las cuales los asistentes podrán conocer la Historia y muchas otras historias de este singular espacio madrileño y de lo que en él ocurrió durante la Guerra Civil. Una interesante experiencia que los buenos aficionados al estudio y a la Historia de la Guerra Civil en Madrid no deberían perderse.

La ruta estará guiada por José Antonio Zarza, quien lleva muchos años investigando la historia de la Guerra Civil en el distrito de Moncloa, especialmente en el barrio de Argüelles. El recorrido es de unos 4 kilómetros y medio aproximadamente, que se realizaran por caminos o terrenos sin ninguna dificultad, estimándose el tiempo de duración de la ruta en unas tres horas, o tres horas y media.

Pueden encontrar un adelanto de lo que verán en esta ruta en el siguiente vídeo (pueden ponerlo a pantalla completa para apreciar mejor las imágenes):




RUTA PARQUE DEL OESTE
MADRID 28 DE MAYO DE 2016 - 10:00 h
EL PRECIO DE LA RUTA POR ASISTENTE ES DE 10€
MÁS INFORMACIÓN Y RESERVAS HACIENDO CLIC AQUÍ
O EN www.madridenguerra.es

lunes, 16 de mayo de 2016

MADRID EN GUERRA

El 21 de mayo comienza su actividad “Madrid en Guerra, las rutas de Gefrema” con un recorrido por la Casa de Campo, uno de los escenarios más destacados de la Guerra Civil en Madrid. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

MADRID EN GUERRA
LAS RUTAS DE GEFREMA

Los buenos aficionados al estudio y a la historia de la Guerra Civil en Madrid, y de las actividades al aire libre, vuelven a estar de enhorabuena, esta semana arranca la actividad de “Madrid en Guerra, las rutas de Gefrema”, una iniciativa de esta asociación que permitirá a cualquier persona interesada asistir a una selección de las mejores rutas que desde hace catorce años organiza mensualmente Gefrema (Grupo de Estudios del frente de Madrid) y que hasta ahora solo se realizaban en exclusiva para los socios de esta asociación. Para esta singular ocasión se han programado dos excepcionales rutas guiadas (que tendrán lugar el 21 y el 28 de mayo, ambas en sábado) por dos de los lugares más emblemáticos y legendarios de la Batalla de Madrid como son la Casa de Campo y el Parque del Oeste, dos lugares que a muchas personas en la actualidad les puede costar imaginar que fueron frente de batalla, pero que durante la guerra fueron escenarios de violentos combates donde se decidiría la suerte de la ciudad.

Un grupo de milicianos abre fuego desde una trinchera en la Casa de campo. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

RUTA CASA DE CAMPO:
EL CERRO GARABITAS

La Casa de Campo es uno de los principales parques de Madrid y el más extenso de todos ellos, un lugar hoy apacible y tranquilo, pero que hace casi ochenta años se convirtió en el escenario de violentos combates entre las fuerzas del Ejército Africano del general Franco que querían tomar Madrid y las unidades del Ejército Republicano que defendían la ciudad. La Casa de Campo sería el lugar elegido por los sublevados para avanzar hacia la capital, para posteriormente cruzar el río Manzanares por una zona cercana al Puente de los Franceses y avanzar hacia la ciudad por el Parque del Oeste y la Ciudad Universitaria.

Soldados indígenas marroquíes del Ejército Africano del general Franco disparan desde un parapeto en la tapia de la Casa de Campo. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

Finalizada la Batalla de Madrid los asaltantes no habrían logrado su objetivo de tomar la ciudad, sin embargo si que consiguieron hacerse con un área de territorio que abarcaba desde la Casa de Campo hasta el hospital Clínico, ocupando además del hospital y zonas limítrofes, otras zonas de la Ciudad Universitaria, Parque del Oeste, Palacio de la Moncloa y por supuesto de la Casa de Campo, que quedaría dividida en dos partes controladas por cada uno de los contendientes. El final de la batalla no supondría la finalización de los enfrentamientos que continuarían con diferente intensidad durante todo el resto de la guerra debido a la importancia estratégica de la zona, lo que obligaría a ambos contendientes a fortificar intensamente sus posiciones. De aquel periodo se conservan todavía importantes vestigios arqueológicos, muchos ellos en un excelente estado de conservación, aunque la mayoría pasan desapercibidos y precisan de las explicaciones y orientación de personas conocedoras de la materia para poder interpretarlas correctamente.

Una de las excepcionales panorámicas de la ciudad de Madrid de las que se puede disfrutar desde las alturas de la Casa de Campo. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada) Una de las excepcionales panorámicas de la ciudad de Madrid de las que se puede disfrutar desde las alturas de la Casa de Campo. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

Durante esta ruta se visitaran muchos de estos vestigios histórico que aún se conservan, como fortificaciones para piezas de artillería o para cañones anticarro, también fortines para ametralladoras, trincheras, parapetos, refugios, caminos cubiertos, etc, etc.. También se comentará con detalle la actuación de la artillería franquista que desde este punto bombardeó incesantemente la ciudad de Madrid durante todo el trascurso de la guerra. Conoceremos la ubicación de las principales baterías, el puesto de observación del Cerro Garabitas desde se dirigía el fuego de las piezas, y el funcionamiento de todo el conjunto, una maquinaria de guerra perfectamente coordinada que sembraría el terror en la ciudad durante toda la contienda.

El observatorio de artillería del Cerro Garabitas, desde donde se dirigían los disparos de las piezas de la artillería ubicada en la Casa de Campo sobre Madrid. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

También conoceremos otra de las construcciones singulares que se realizaron en el parque durante la guerra como fue la carretera que se conoció como la “Pista del Generalísimo” una vía que unía la retaguardia con las posiciones avanzadas en el Clínico y la Ciudad Universitaria, construida expresamente para evitar el paso por zonas más peligrosa como la legendaria “Curva de la Muerte”, que también se visitará en esta ruta. Además durante la ruta se podrá disfrutar de parajes de gran belleza y de las impresionantes vistas sobre Madrid que se disfrutan desde lo alto del Cerro Garabitas.

Una imagen de la “Pista del Generalísimo”, una singular vía de comunicación construida durante la guerra para poder transportar tropas y suministros desde la Casa de campo a la Ciudad Universitaria. En esta carretera todavía se conservan las huellas y grafitis de los soldados que la construyeron. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

La ruta estará guiada por Antonio Morcillo López, historiador y Presidente de Gefrema, uno de los mayores expertos, por no decir el mayor, en todo lo relacionado con la Guerra Civil en Madrid, y muy particularmente en la Casa de Campo y la Ciudad Universitaria, territorios ambos que lleva investigando desde hace muchos años, como prueban las numerosas publicaciones que ha dedicado al tema o las conferencias impartidas. Otro aliciente más para participar en esta ruta.

La legendaria “Curva de la Muerte” uno los puntos más peligrosos por los que debían de transportar los suministros las fuerzas franquistas. Este lugar se encontraba a tiro directo desde las posiciones republicanas, de ahí su nombre. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

Pueden encontrar información más detallada de esta ruta haciendo clic aquí o visitando la página www.madridenguerra.es donde también podrán reservar una plaza para realizar el recorrido. Recordamos que el precio de las rutas de “Madrid en Guerra, las rutas de Gefrema” es de 10 euros para el público en general y de 5 euros para los socios de Gefrema.

INFORMACIÓN RUTA (CLIC AQUÍ)


Brigadistas internacionales en una trinchera en un punto cercano al parque del Oeste en el invierno de 1936. Fotografía Robert Capa. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

El próximo día 28 de mayo está programada otra ruta de Madrid en Guerra que se realizará por el Parque del Oeste, otro de los lugares emblemáticos durante el transcurso de la Batalla de Madrid, donde al igual que la Casa de Campo tendrían lugar intensos combates quedando también el parque dividido en dos zonas durante el transcurso de toda la contienda. En los próximos días publicaremos una nueva crónica en Sol y Moscas donde nuestros lectores podrán conocer también los detalles y pormenores de esta interesante ruta.

Florentino Areneros.

viernes, 6 de mayo de 2016

METRO LISTA

El 10 de enero de 1938 se producía una tremenda explosión en la estación del metro de Lista, que era utilizada como fábrica y depósito de municiones. A causa de la deflagración, que se dejó sentir en gran parte de Madrid, perecerían decenas de personas, la mayoría mujeres que trabajaban en el lugar. A día de hoy continúan sin conocerse las causas, pudo ser un accidente o un acto de sabotaje de la “Quinta Columna”. En la imagen vemos el socavón producido por la explosión, donde ha caído un vehículo. Foto Ragel. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

EL ENIGMA DE LA EXPLOSION
DEL METRO DE LISTA (1938)

El 10 de enero de 1938 a las 11 de la mañana una tremenda explosión sacudía las entrañas de la ciudad de Madrid. El taller y almacén de municiones que se encontraba en los túneles del metro de la estación de Torrijos había explotado, la onda expansiva, aumentada por el efecto embudo, se propagó por los túneles del metro, alcanzando a dos trenes estacionados en la estación de Goya que quedaron carbonizados. También alcanzaría a otro convoy que se encontraba en la estación de Banco de España, continuando hasta las estaciones de Sevilla y Sol. De la dimensión de la deflagración da fe el hecho de que un pasajero que se encontraba en la estación de Sevilla fallecería a causa de la onda expansiva, y otros muchos resultarían heridos. Pero el número real de víctimas nunca llegó a conocerse con exactitud, aunque tuvo que ser muy elevado. La mayoría de las víctimas serían mujeres, casi todas formaban parte del grupo de aproximadamente 300 obreras que desarrollaban su trabajo en los talleres de carga de munición. Según las diversas y dispares fuentes los fallecidos podrían oscilar entre cerca de un centenar o situarse en una cifra próxima al millar de personas.

El Metro de Madrid no solo serviría de refugio para la población rurante los teribles bombardeos de la aviación y la artillería franquista, también sería utilizado para mover tropas y material a los frentes, evacuar heridos del frente de batalla, o como fabrica y almacén de municiones. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

Las causas de aquella hecatombe continúan hoy siendo un misterio, algunas teorías apuntan a un sabotaje perpetrado por los miembros de una organizada Quinta Columna en Madrid, mientras que otras teorías se inclinarían por el accidente. Para tratar de disipar todo este mar de conjeturas y poner orden entre las diferentes versiones y testimonios nadie mejor que Raúl César Cancio “Supremo”, un maestro consagrado muy bregado en lidiar con estos controvertidos temas, quien ha publicado un extenso y documentado artículo sobre este desconocido episodio, en la prestigiosa revista Frente de Madrid.
Portada del número 29 de la revista Frente de Madrid que incluye, entre otros, un extenso e interesantísimo artículo central de Raúl César Cancio sobre la misteriosa explosión ocurrida en el Metro de Madrid. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

Raúl César Cancio ya nos sorprendió con sus investigaciones y conclusiones sobre otros no menos misteriosos y controvertidos episodios acaecidos durante la Guerra Civil en Madrid, como por ejemplo la enigmática muerte del legendario líder anarquista Buenaventura Durruti, sobre el que Cancio escribió un excepcional artículo publicado en la misma revista donde relata pormenorizadamente minuto a minuto los últimos momentos de Durruti antes de ser alcanzado por la bala que acabaría con su vida, analizando al detalle todas las posibles causas y las distintas hipótesis que se han barajado sobre el tema hasta el momento.

Haga clic en la imagen para ir a la página de Madrid en Guerra.

No menos esclarecedor fue su artículo sobre la orden de operaciones de Varela encontrada en el cadáver del tanquista Vidal Quadras gracias a esta información el mando republicano pudo plantear la defensa de Madrid en noviembre de 1936, ¿se trató de un hallazgo fortuito o fue una estratagema de Vicente Rojo para encubrir a su informador en el Estado Mayor franquista?. Sin olvidar sus trabajos sobre la entrega de Madrid y la conversación entre los coroneles Prada y Losas junto al hospital Clínico, o sobre los refugiados en la embajada de Chile durante la guerra. Unos trabajos sobre unos episodios todos ellos apasionantes, que han supuesto en cada ocasión una merecida salida a hombros por la puerta grande para su autor.

Raúl César Cancio ha investigado en profundidad otros enigmas históricos ocurridos en Madrid durante la Guerra Civil, como la muerte de Buenaventura Durruti o el caso de los papeles del tanquista Vidal Quadras. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

Esta semana los buenos aficionados a la historia y al estudio de la Guerra Civil en Madrid están de enhorabuena. El maestro Raúl César Cancio vuelve a saltar al albero para presentarnos este su último trabajo, con una conferencia magistral (pueden encontrar toda la información sobre la misma al final de este artículo) en la que conoceremos todos los pelos y señales de aquellos enigmáticos acontecimientos así como el funcionamiento de la Quinta Columna en Madrid, las principales células y organizaciones clandestinas que operaban en el Madrid de la Guerra Civil y los principales personajes que formaban parte de ella, algunos muy conocidos posteriormente como el constructor José Banús o el general Gutiérrez Mellado.

La “Quinta Columna” se convirtió en una de las prioridades de los servicios de inteligencia republicanos. Muchas de sus células fueron neutralizadas, pero pese a ello desarrollarían una intensa y efectiva actividad durante toda la guerra. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

Y en esta ocasión lo hace en un marco incomparable, relacionado íntimamente con este episodio, como es la Nave de Motores del Metro de Madrid, unas instalaciones históricas que estaban ya en funcionamiento durante la Guerra Civil, ahora musealizadas y catalogadas como Bien de Interés de Cultural, una de las joyas del patrimonio del Metro madrileño junto con la estación de Chamberí y esperemos que en breve, también de las cocheras de Cuatro Caminos. Un escenario único para acoger a esta conferencia , del que los asistentes podrán disfrutar gracias a la colaboración y apoyo del Centro de Interpretación del Metro de Madrid Andén 0, así como de Luis María González Valdeavero del Servicio de Patrimonio Histórico de Metro, y de José Luis Manzanares de la empresa de gestión cultural Tritoma, sin cuya amabilidad y esfuerzo, la realización de este evento no habría sido posible.

La conferencia se celebrará en el incomparable marco de la Nave de Motores, una de las joyas del patrimonio del Metro de Madrid. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

Desde Sol y Moscas agradeceríamos a todos nuestros lectores la difusión de este excepcional e interesantísimo acontecimiento, que tendrá lugar en un lugar tan emblemático como es la antigua Nave de Motores del Metro de Madrid. Un evento que ningún buen aficionado puede perderse, se espera un lleno de “no hay billetes” y la apoteósica salida a hombros por la puerta grande de este consagrado maestro de la guerracivilmaquia que es Raúl César Cancio.

Florentino Areneros.

INFORMACIÓN Y COMO LLEGAR

JUEVES 12 DE MAYO DE 2016

Presentación del Nº29 de la revista Frente de Madrid
Conferencia: “La quinta Columna” en Madrid.
Explosión en el Metro de Lista
Ponente: Raúl César Cancio

Lugar: Nave de Motores del Metro de Madrid
C/ Valderribas, 49 (esquina c/Sánchez Barcaiztegui),
perpendicular a Doctor Esquerdo (VER PLANO)
HORA: 19:00 h.

Metro: Pacífico y Conde de Casal
Autobuses: 10, 56
(A las personas que acudan en vehículo particular se recuerda que se trata de zona de estacionamiento regulado)

Entrada libre hasta completar aforo

Se ruega puntualidad


PLANO

Haga clic sobre el plano para verlo ampliado.

viernes, 26 de febrero de 2016

ESPOLON DE RIVAS

El pasado domingo 14 de febrero más de un centenar de personas de diversas asociaciones se concentraron desafiando al intenso frío y a la lluvia para protestar por la destrucción que ha sufrido el Espolón de Rivas tras las tareas de tala de los árboles que se quemaron en el incendio del pasado verano. La utilización de maquinaria pesada y la falta de supervisión han provocado importantes pérdidas en el patrimonio arqueológico y ecológico de este singular enclave. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)
EL ESPOLÓN DE RIVAS
Crónica de un desastre

En estos días en los que la polémica sobre el cambio de nombres de calles, retirada de placas y monumentos, aperturas de fosas y otros temas colaterales acompañan a la actividad política y constituyen tema de debate entre los ciudadanos, poco se habla de los vestigios históricos de los campos de batalla de la Guerra Civil, una parte importante de nuestro patrimonio arqueológico e histórico, que año tras año vamos viendo cómo se va perdiendo de manera irreversible ante la apatía de la gran mayoría de administraciones, y el desconocimiento de la gran mayoría de la población.

Desde puntos lejanos como la carretera de Valencia, son visibles las cicatrices que ha provocado en el monte la maquinaria pesada utilizada. (FOTO JAZ). (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

La Comunidad de Madrid es una de las que mayor número de vestigios arqueológicos relacionados con la Guerra Civil conserva todavía. Al poco de producirse el golpe militar de julio de 1936 que provocaría la Guerra Civil, ya se combatía en la sierra madrileña, después vendrían las grandes batallas que tuvieron lugar a lo largo de toda la geografía madrileña y sus alrededores: Madrid, Batalla de la Niebla, Jarama, Guadalajara, Operación Garabitas, Batalla de La Granja, Brunete… Madrid se convertiría en el principal objetivo de los golpistas desde el inicio de la guerra, convirtiéndose su toma en una obsesión que continuaría a lo largo de toda la contienda. Esta situación provocaría que se crearan frentes activos durante los casi 1000 días que duró la guerra, fortificándose todos ellos. En esos frentes se construirían centenares de kilómetros de trincheras, innumerables fortines, nidos de ametralladora, puestos de escuadra, parapetos y otras construcciones similares, refugios antiaéreos, habitáculos para la tropa, y un largo etcétera de estructuras por todo el territorio de la Comunidad de Madrid y de las vecinas. El paso del tiempo ha hecho desaparecer muchas de aquellas construcciones, pero muchas más han desaparecido a causa del imparable y muchas veces incontrolado desarrollo urbanístico, o por la construcción de infraestructuras, siempre ante la desidia de las diferentes administraciones y el escaso o nulo interés, cuando no el interés en hacerlos desaparecer, de los propietarios de los terrenos. En la prestigiosa revista Frente de Madrid editada por GEFREMA, podemos encontrar una sección fija de título “Si te dicen de caí”, donde a lo largo de los últimos años han ido recogiendo y denunciando las diferentes agresiones que este rico patrimonio ha ido sufriendo.

La abundante presencia de ramas verdes cortadas nos hace preguntarno si era necesario talar todos los árboles. (FOTO JAZ). (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

Pero afortunadamente parece que en los últimos años la situación comienza a mejorar y se empieza percibir un cambio de actitud en las diferentes administraciones en el reconocimiento de la importancia de este patrimonio y en la necesidad de su conservación. Muchas administraciones, con el inestimable apoyo de numerosas asociaciones y particulares que llevan tiempo luchando por la conservación de este irremplazable patrimonio, han promovido iniciativas de las que ya empiezan a recoger sus frutos. No hay que olvidar que además de su valor histórico, patrimonial y pedagógico, estas construcciones y estructuras despiertan un gran interés en muchas personas, lo que las convierte en un importante foco de atracción turística.

Son numerosos los ejemplos que podemos encontrar a lo largo de la geografía nacional. Los impresionantes refugios antiaéreos de Almería, se han convertido en un atractivo más para el turismo de la ciudad, y el éxito es tal que en verano hay que reservar con antelación para poder visitarlo. Algo similar ocurre con los refugios de Cartagena, no menos espectaculares que los almerienses, o los recientemente abiertos de Alicante, o los de la Plaza del Diamante en Barcelona, con unas impresionantes cifras de visitantes que crecen año tras año como pudimos comprobar en la conferencia de Josep María Contel en las últimas Jornadas de Gefrema. También en Madrid parece que ya está próxima la apertura del refugio del general Miaja en el Parque del Capricho. Sería muy largo enumerar todas y cada una de estas iniciativas, pero no quiero dejar de mencionar algunos ejemplos más, como el caso del Museo del Cinturón de Hierro de Bilbao, que dirige con gran acierto Aitor Miñambres, el conjunto de fortificaciones del Coll de Balaguer en L’Hospitalet de L’Infant, las ruinas del pueblo de Belchite, el Museo de la Batalla del Ebro en Fayón, o aquí mismo en Madrid, el Museo de la Batalla del Jarama que podemos visitar en el Mesón el Cid de Morata de Tajuña. Entre otros muchos lugares que sería largo de enumerar. Pero pese a todas estas felices iniciativas, queda mucho por proteger y todavía tenemos que contemplar como parte de ese patrimonio desaparece de manera irremediable ante la pasividad de las autoridades.

Una desoladora imagen de una de las laderas calcinadas del monte tras las labores de tala. (FOTO JAZ). (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

En la Comunidad de Madrid encontramos un lugar singular, tanto desde el punto geográfico como histórico: el Espolón de Rivas, también conocido como los Cortados de Casa Eulogio. Se trata de un promontorio sobre el tramo final del río Manzanares, prolongación y final de la alturas de la Marañosa y el vértice Coberteras, justo al lado de su desembocadura de este río con el Jarama, que el propio río ha ido modelando durante miles de años formando una meseta que desciende sobre el río en verticales y abruptos acantilados, dibujando una especie de ciclópea proa de barco que se asoma y domina la fértil vega de los valles del Manzanares y del Jarama. El conjunto forma una excepcional fortaleza natural, lo que ha hecho que el espolón haya estado habitado ininterrumpidamente desde la prehistoria hasta nuestros días dadas las ventajas tanto defensivas como de recursos (caza y posteriormente agricultura, así como la abundancia de agua) que presentaba el lugar. De todo ello ha quedado abundante constancia material que convierte al Espolón en un yacimiento arqueológico de primer orden donde se han constatado restos de diferentes periodos: paleolítico, calcolítico, bronce, hierro, época tardorromana... hasta la actualidad.

Sobre el terreno podemos comprobar el tamaño de las marcas de las orugas visibles desde kilómetros de distancia. (FOTO JAZ). (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

Durante la Guerra Civil el Espolón cobraría un especial protagonismo durante la Batalla del Jarama, convirtiéndose en uno de los lugares más disputados de toda la batalla, una situación que se prolongaría hasta el final de la guerra. El 8 de febrero de 1937 fuerzas franquistas del coronel Rada conquistan el vértice Coberteras, defendido por la 19 Brigada republicana al mando de Márquez. A las 14:30 el Espolón es tomado por efectivos del II Tabor de Regulares de Melilla comandados por el capitán Ángel Martín. Los republicanos se retiran, unos por la presa del Rey mientras una cabeza de puente de la 19 Brigada permanece en Casa Eulogio, de donde ya no se moverán en toda la guerra. La conquista de la posición ha costado 77 bajas a los atacantes, desde el lugar se puede batir con ametralladora la carretera de Valencia.

Haga clic en la imagen para ir a la página de Madrid en Guerra.

Del 17 al 21 de febrero los republicanos pasan al ataque en el flanco izquierdo de los nacionalistas, defendido por la brigada de Rada. El encargado de asestar este golpe, que trataría de capturar la fábrica de la Marañosa y el vértice Coberteras, sería Juan Modesto, quien instalara su puesto de mando en Cerro Gordo. Para ello utilizaría sus brigadas 10ª (El Campesino) y 19ª, de la Agrupación Norte, más un batallón de la 1ª Brigada Mixta (Líster). La 10ª pasaría al ataque contra la Marañosa, dejando en su flanco izquierdo al batallón de la 1ª. La 19ª atacaría el espolón de Vaciamadrid. El objetivo era anular la fenomenal posición artillera que salvaba la cara a las fuerzas nacionalistas en la bolsa del Jarama.

Tras cinco días de durísimos combates la 19 Brigada asaltó y tomó una parte del Espolón de Vaciamadrid, donde se mantendrían hasta finalizar la contienda. La situación de estas tropas sería dramática, teniendo que defenderse con los acantilados a sus espaldas y con el enemigo prácticamente a tiro de piedra. Todavía hoy se pueden contemplar las trincheras excavadas en el borde mismo del acantilado, con el vacío a sus espaldas, lo que hizo que este lugar fuera conocido como “posición con el culo al aire”.

Una imagen tomada antes del incendio y posterior tala, que nos permite hacernos una idea del excepcional valor paisajístico de este lugar. Al fondo, el paraje donde el Manzanares desemboca en el Jarama. Podemos apreciar también la trinchera republicana construida en el borde mismo del acantilado, lo que valió para denominar a este lugar como “posición con el culo al aire”. (FOTO JAZ). (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

El pasado 29 de julio un devastador incendio arrasaría la zona, quemando gran parte de los árboles con que el lugar se había repoblado a mediados del siglo pasado. Pero pese a la tragedia que siempre supone un siniestro de estas características, el patrimonio arqueológico no sufrió mayores daños dadas sus características, es más, las llamas que acabaron con el monte bajo permitían contemplar con mayor detalle muchas de las estructuras, especialmente los sistemas de trincheras y otras fortificaciones que habitualmente estaban ocultas total o parcialmente por hierbas y arbustos. Pero el verdadero desastre estaba todavía por llegar. Por una parte la pérdida de la cubierta vegetal podía acelerar la erosión causada por las lluvias, pero el principal problema llegaría con las labores de tala de los árboles quemados.

Otra imagen que nos permite hacernos una idea de la dimensión del desastre. (FOTO JAZ). (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

El terreno es de propiedad particular, pero dado que se encuentra dentro del Parque Regional del Sureste de la Comunidad de Madrid goza de máxima protección, siendo reconocida como «reserva integral», lo que hace que la responsabilidad del entorno, según el PORN y el PRUG del Parque del Sureste, recaiga sobre una comisión gestora las concejalías competentes de cada consistorio y un representante de la Consejería competente en materia de patrimonio histórico de la Comunidad de Madrid. Por si esto no fuera suficiente, la zona también está considerada yacimiento por la Comnidad de Madrid y se encuentra debidamente documentado e incluido denro del Catálogo de Bienes Inmuebles de la Comunidad de Madrid, con la nomenclatura CM/0123/073 y CM/123/118. Pero además según la Ley 3/2013 de patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid en su disposición transitoria primera sobre Catálogos de bienes y espacios protegidos dice:

Los Ayuntamientos deberán completar o formar sus catálogos de bienes y espacios protegidos en los términos establecidos en el artículo 16 en el plazo máximo de un año a contar desde la entrada en vigor de la presente ley.
Hasta que se produzca la aprobación de dichos catálogos, quedarán sujetos al régimen de protección previsto para los Bienes de Interés Patrimonial los siguientes bienes inmuebles integrantes del patrimonio histórico radicados en su término municipal:
• a) Palacios, casas señoriales, torreones y jardines construidos antes de 1900.
• b) Inmuebles singulares construidos antes de 1936 que pertenezcan a alguna de las siguientes tipologías: iglesias, ermitas, cementerios, conventos, molinos, norias, silos, fraguas, lavaderos, bodegas, teatros, cinematógrafos, mercados, plazas de toros, fuentes, estaciones de ferrocarril, puentes, canales y «viajes» de agua.
• c) Fortificaciones de la Guerra Civil española.


Toda esta ladera estaba arbolada. Sobran las palabras. (FOTO JAZ). (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

Sin embargo mucho nos tememos que toda esta normativa no se ha tenido en cuenta en este caso, es posible que haya sido por desconocimiento, pero el desconocimiento no exime del cumplimiento de la ley ni de las responsabilidades que de ello se deriven. Y también nos tememos que todo este proceso no ha contado con la necesaria supervisión de las autoridades, tanto autonómicas como municipales, lo que de confirmarse constituiría un evidente caso de negligencia administrativa por el que habría que exigir responsabilidades.

Tres instantáneas donde podemos apreciar algunos de los daños visibles causados a las fortificaciones de la Guerra Civil. Otras muchas no han corrido la misma suerte y han sido sepultadas o destruidas completamente. En la superior vemos como se ha abierto un camino por encima de una trinchera. En la central podemos contemplar los restos de un parapeto lineal completamente arrasado. Y en la inferior otra trinchera machacada por la maquinaria pesada. (FOTO JAZ). (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

Las labores de tala se han realizado con la utilización de maquinaria pesada, lo que ha provocado daños irreversibles sobre gran parte de los restos que todavía se conservaban. El paso de la maquinaria se ha llevado por delante trincheras, fortines, puestos de escuadra, centros defensivos y otras muchas estructuras como cuevas, habitáculos conocidos como “chabolos” o refugios. Al tratarse de terrenos yesíferos, de gran fragilidad, la utilización desproporcionada de estos medios ha sido devastadora. La magnitud del desastre es visible desde la propia Nacional III desde donde se aprecian las enormes cicatrices que las orugas de la maquinaria han dejado grabadas en el monte.

Dos imágenes del mismo lugar tomadas antes y después del incendio y de las labores de tala del arbolado. (FOTO JAZ). (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

Pero no solamente han sido los restos de la Guerra Civil los que han desaparecido, seguramente hayan corrido la misma suerte los yacimientos arqueológicos de otras épocas históricas. Sin olvidar tampoco los daños al ecosistema, no creo equivocarme al afirmar que muchos de los árboles talados habían conseguido superar los efectos del incendio, en una visita posterior pude comprobar que muchos de ellos no se habían secado, incluso algunos comenzaban a rebrotar, como prueban fotografías tomadas en el lugar. A parte de los inadecuados medios utilizados para realizar este trabajo, y de la voracidad a la hora de tirar de sierra, llama poderosamente la atención la rapidez con la que se han talado todos estos árboles, según algunos testigos los trabajos continuaban incluso por la noche. De ser ciertos estos testimonios, ¿cuál era la razón de tanta prisa para finalizar la tarea?, ¿era necesaria la nocturnidad?, ¿ha existido alguna supervisión sobre los árboles que debían ser talados?.

Dos imágenes del mismo lugar tomadas antes y después del incendio y de las labores de tala del arbolado. (FOTO JAZ). (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

El desastre del Espolón ya no tiene arreglo, independientemente de las responsabilidades que se puedan derivar de lo que ha ocurrido, pero debe servir de reflexión para el futuro y esperemos que suponga un punto de inflexión en las políticas y actuaciones relacionadas con las fortificaciones de la Guerra Civil en la Comunidad de Madrid. Es necesaria una investigación por parte de las diferentes administraciones para aclarar lo sucedido, establecer responsabilidades si las hubiere y tomar medidas para que no se repita en el futuro. No estaría de más establecer un protocolo de actuación para casos como este, en donde se indiquen los pasos a seguir y las medidas a adoptar.

Huellas de las orugas en la entrada de un puesto de observación y escucha avanzado en las líneas franquistas. Unos metros más allá vemos la salida del pozo donde se ubicaba el vigía. Al fondo, junto a la higuera, se encontraban las trincheras republicanas, y tras ellas el acantilado. Esta fotografía nos permite hacernos una idea de la singularidad de este lugar desde el punto de vista patrimonial, perdido ahora para siempre. (FOTO JAZ). (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

Afortunadamente pese a la apatía institucional, la conservación de este singular patrimonio arqueológico empieza a ser tenida en consideración por un mayor número de personas y asociaciones. El pasado 14 de febrero, pese al intenso frío y lluvia, más de un centenar de personas se reunían junto al Espolón para protestar por lo sucedido. El acto había sido convocado por un numeroso grupo de asociaciones: Gefrema, Ecologistas en Acción, Madrid Ciudadanía y Patrimonio, Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales, Parque Lineal del Manzanares, Espacios para la Memoria, Tajar, Arba, Grama y Jarama Vivo. Asociaciones que llevan mucho tiempo batallando por la conservación de los valores patrimoniales de la comunidad, ya sea arqueológico, cultural o ecológico. Durante la concentración hubo varias intervenciones y se leyeron diferentes comunicados, entre ellos la carta que Gefrema ha remitido al Ayuntamiento de Rivas y a la Comunidad de Madrid denunciando lo sucedido, cuyo texto reproducimos al final de esta crónica.

Un puesto de escuadra en primera línea republicana. La ladera que se ve al fondo ahora calcinada y arrasada era zona nacionalista. (FOTO JAZ). (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada)

La concentración y las diversas iniciativas de estas asociaciones son solo un paso de un largo y complicado camino, que se hace más largo todavía si tenemos en cuenta que ninguno de los principales medios de comunicación de la Comunidad de Madrid se hicieron eco ni de esta concentración ni de lo que se reivindicaba, y ha tenido que ser, para vergüenza de la prensa madrileña, el diario catalán La Vanguardia quien recogiera en sus páginas la noticia (clic aquí para ir a la crónica de La Vanguardia). Pero pese a las dificultades la iniciativa va cobrando fuerza y cada día más personas comienzan a tomar conciencia de la importancia de la conservación de esta herencia. Esperemos que el incendio y posterior destrozo ocurrido en el Espolón de Rivas marque un punto de inflexión en la conservación de este singular patrimonio.

Florentino Areneros.

ANEXO DOCUMENTAL

Texto del escrito remitido por la asociación GEFREMA a la Comunidad de Madrid y Ayuntamiento de Rivas poniendo en conocimiento de estas administraciones lo ocurrido en el Espolón de Rivas:

Estimada Sra.

Durante el verano pasado, el 29 de julio de 2015, se produjo un incendio en el paraje de de los Cortados de Casa Eulogio de Rivas Vaciamadrid zona calificada como reserva integral dentro del parque Regional del Sureste. El incendio ha afectado una amplia zona que incluye el Cerro de Coberteras. La zona posee reconocidos valores medioambientales pero también históricos y entre estos hay que destacar que en este lugar se conservan importantes vestigios de la Guerra Civil de 1936, los cuales se han visto afectados por las operaciones realizadas tras el incendio.
Nuestra asociación GEFREMA (Grupo de Estudios del Frente de Madrid) que tiene como objetivo la preservación y divulgación de del patrimonio histórico relacionado con la Guerra Civil de 1936 en nuestra comunidad, ha visto con disgusto y preocupación la destrucción de elementos importantes relacionados con la batalla del Jarama a consecuencia de los sucesos mencionados.

La batalla del Jarama desarrollada durante los días 6 al 25 de febrero de 1937 por iniciativa de las fuerzas del bando nacional, tenía como objeto completar el cerco en torno a Madrid operando por la zona de la Marañosa y San Martín de la Vega. Se cruzaría el rio Jarama para ocupar las poblaciones de Morata de Tajuña, Arganda y Alcalá de Henares, Esta acción debía completarse con otra operación que se desarrollaría por la carretera de Barcelona en dirección de Guadalajara y Alcalá de Henares, completándose de esta manera el cerco de la ciudad. Estas dos ofensivas fueron contenidas por el ejército republicano. Pero el corte de la carretera Nacional III se produjo tras la toma por los nacionales del Vértice Coberteras que se realizó durante la primera jornada de la operación, lo cual dejaba bajo fuego franquista esa carretera que unía Madrid con Valencia, única vía importante de salida de la ciudad. La importancia de esta estratégica posición hizo que fuese muy disputada quedando tropas republicanas compartiendo ese promontorio del terreno con las del ejército atacante, estando las posiciones de ambos contendientes separadas en algunos lugares por escasos metros. Esta situación se mantuvo durante los años posteriores, construyéndose en todo este tiempo complejos sistemas defensivos por los dos ejércitos, que convertirían el lugar en uno de los más importantes enclaves de la geografía madrileña desde el punto de vista de la arqueología militar de la Guerra Civil.

Desafortunadamente gran parte de ese singular patrimonio se ha perdido de forma irremediable tras las tareas de tala y acondicionamiento del lugar. El incendio acaecido en esos parajes llevo consigo una operación de limpieza de la zona que fue efectuada con maquinaria pesada, lo que ha causado grandes daños en las fortificaciones que se habían conservado hasta la fecha. Su destrucción nos priva de un elemento importante de evocación y de interpretación de los hechos históricos mencionados.

Los restos históricos destruidos están protegidos por la ley 3/2013 de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid que en su “Disposición transitoria primera sobre Catálogos de bienes y espacios protegidos” dice lo siguiente:
Los ayuntamientos deberán completar y formar sus catálogos de bienes y espacios protegidos en los términos establecidos en el artículo 16 en el plazo máximo de un año a contar desde la entrada en vigor de la presente ley.

Hasta que se produzca la aprobación de dichos catálogos, quedarán sujetos al régimen de protección previsto para los Bienes de Interés Patrimonial los siguientes bienes inmuebles integrantes del patrimonio histórico radicados en su término municipal:

a) Palacios, casas señoriales, torreones, jardines construidos antes de 1900.
b) Inmuebles singulares construidos antes de 1936 que pertenezcan a algunas de las siguientes tipologías: iglesias, ermitas, cementerios, conventos, molinos, norias, silos, fraguas, lavaderos, bodegas, teatros, cinematógrafos, mercados, plazas de toros, fuentes, estaciones de ferrocarril, puentes, canales y “viajes” de aguas.
c) Fortificaciones de la Guerra Civil

Además de esta protección genérica los restos aludidos se encuentran recogidos en el catálogo de depositado en la dirección General realizado por el Grupo de Estudios del Frente de Madrid GEFREMA en colaboración del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid en el año 2007, donde en el capítulo dedicado al sector suroeste del término municipal, quedan reflejados en las fichas RV, SO 01 hasta la RV, SO 18

Queremos expresar nuestro disgusto por la destrucción de esos restos históricos y manifestar preocupación sobre las futuras operaciones de reforestación de la zona que pudieran añadir nuevos daños al conjunto de fortificaciones. También queremos llamar la atención sobre la conservación del patrimonio histórico relacionado con la Guerra Civil, en el resto de nuestra comunidad donde han tenido lugar importantes acontecimientos bélicos relacionados con esa guerra, al ser Madrid considerado como objetivo militar y político decisorio de la contienda. El ataque frontal a la Madrid, la batalla de la Carretera de la Coruña, la Batalla del Jarama y la Batalla de Brunete figuran en cualquier antología o tratado de la Guerra Civil.

Solicitamos que desde la administración se tomen las medidas necesarias para asegurar la preservación de este patrimonio histórico de la comunidad. Por parte de nuestra asociación pueden contar con nuestra colaboración en cuanto esté en nuestra mano


Esperando su contestación
Le saluda atentamente


Página de la asociación Madrid Ciudadanía y patrimonio donde se denuncian las actuaciones llevada a cabo en este lugar:

http://madridciudadaniaypatrimonio.org/node/1179

Desde Sol y Moscas agradeceríamos a todos nuestros lectores que compartieran y enlazasen esta crónica para dar entre todos la mayor difusión posible a este atentado contra el patrimonio de todos.

La Redacción.